Información

CUANDO LO HAREMOS

Volar en parapente biplaza los 365 días del año

Primavera y verano  son épocas  ideales para volar en parapente biplaza, no hace frío (no es necesario ir muy abrigado), los días son largos, las condiciones son excelentes (podemos aprovechar las corrientes térmicas y subir por encima del despegue consiguiendo vistas espectaculares), muchos días de buen tiempo y buen ambiente de vuelo.

En temporada alta (de mayo a septiembre) es posible que tengamos varios días la agenda llena, por favor sé previsor y reserva tu vuelo, esto es especialmente importante si tienes pensado hacer un regalo o realizar la actividad en una fecha concreta.

El resto del año también es muy bueno para volar, las excepcionales condiciones de nuestra zona de vuelo, permiten volar y disfrutar de paisajes impresionantes.

En Invierno, el frío NO es problema, una buena ropa de abrigo, permitirá disfrutar igualmente del vuelo.

Cada época tiene un aliciente especial, ya que el entorno cambia con cada estación del año, volando puedes encontrarte el mismo escenario adornado con los matices característicos de cada estación.

epocas

 

COMO LO HAREMOS

Preparación.
Cuando nos encontremos por primera vez y después de habernos presentado pilotos y pasajeros, te aconsejaremos sobre lo que has de llevar para un vuelo confortable.

Te recomendamos llevar unas botas tipo treking, algo de abrigo y guantes, sobre todo en invierno y vuelos de mayor altura.

También recomendamos el uso de gafas del sol (no hay problema, volamos a baja velocidad y con casco).

Una vez en el despegue, reconoceremos visualmente la zona en la que vamos a volar, la orografía del terreno para que veas por donde correrás y te daremos las instrucciones necesarias para que realices perfectamente la técnica del despegue, vuelo y aterrizaje.

Te pondremos el arnés (silla) y casco, prepararemos el equipo y cuando las condiciones sean idóneas saldremos a volar.

 

Despegue

depegue


Una vez todo preparado te anclaremos al piloto, el pasajero va sujeto delante y el piloto va detrás. Antes de la salida, siempre te preguntaremos si todo está listo por tu parte y sólo después el piloto decidirá del momento más adecuado para el despegue (siempre en función del viento y de su dirección). Te explicaremos que aunque vayamos a salir con la mentalidad de hacer una carrera larga y rápida, se notará una resistencia por parte del parapente, pero no hay que dejar de intentar correr. Si se diera algún problema durante el despegue, simplemente pararíamos y volveríamos a empezar, pues no ocurre absolutamente nada. La ventaja de volar con el parapente es que todo sucede muy despacio y se puede volver a empezar sin ningún problema. El pasajero sólo tiene que pensar en su propia carrera ya que el piloto coordinará todo lo demás.

El parapente despega a unos 15 km/hora. Si tenemos 15 km/h de viento de cara prácticamente hincharemos la vela y en sólo 2 o 3 metros de carrera ya estaremos en el aire. Si no hay viento, el espacio necesario para el despegue será un poco mayor, ya que tenemos que alcanzar los 15 km/h para despegar, pero esto tampoco supone ningún problema técnico.

Ahora, ya hemos despegado después de la carrera y cuando el piloto lo indique procederemos a acomodarnos en la silla. Para eso, no hay que hacer nada especial, simplemente dejarse llevar y disfrutar del confort, de la seguridad y de esta nueva sensación de vuelo recién descubierta.

Aterrizaje

aterrizaje


Antes del aterrizaje te avisaremos que en breves momentos vamos a aterrizar. Nos incorporaremos y exactamente como hicimos en el despegue nos prepararemos para correr/caminar. Según el viento que haga en el aterrizaje, podremos aterrizar en 0 metros o bien dar algunos pasos para disipar la velocidad residual.
Por norma no es más violento que saltar desde un taburete de 20 cm. de altura.
Si el despegue es fácil, el aterrizaje es todavía más sencillo y también se realiza en un prado de hierba.

Una vez en el suelo, realmente tomaras conciencia de lo maravilloso que es el vuelo en parapente y desde entonces cuando mires al cielo querrás volver….

Porque una vez que hayas probado el vuelo, caminaras sobre la tierra con la mirada levantada hacia el cielo: porque ya has estado ahí y quieres volver.


 

Equipo de vuelo empleado.
Utilizamos equipos homologados para el vuelo biplaza de última generación.

Los parapentes están diseñados, entre otros factores, en función del peso a soportar en vuelo (todos, incluidos los biplazas) y tienen un margen de carga expresado en kilogramos que en nuestro caso van de los 100 hasta los 220 kg.

Parapentes sencillos de usar y seguros, arneses con sistema de paracaídas de emergencia y maillones de alta seguridad, todo lo necesario para hacerte vivir una experiencia tranquila y segura.

El arnés del pasajero es seguro y cómodo, volaras sentado como si estuvieras en el sofá de casa y te permitirá gozar en vuelo de una perspectiva única del paisaje.

 

 

Aviso Legal 

Política de Privacidad